Reva. La historia.

Reva nace en una cancha de fútbol. Jugábamos en el torneo interno de nuestra facultad y la semana de la final intentamos reservar una cancha para practicar; pero nos topamos con la dificultad de la falta de información. Conocíamos dos o tres locales cerca, y después de llamar a todos y no conseguir un horario libre, nos rendimos y nos quedamos sin practicar.

El día de la final, en el calentamiento, en vez de estar concentrados en el partido seguíamos enojados por lo que pasó, dijimos“qué fácil hubiese sido si podíamos buscar canchas online y reservar desde ahí”. En ese momento no era más que una idea loca, como seguro todos tuvimos alguna vez.

En paralelo, justo decidimos que queríamos tener algo propio. Teníamos los hombres, teníamos la idea, y fue en ese momento donde la idea se convirtió en un proyecto.

Comenzamos juntándonos después de nuestros respectivos trabajos en enero del 2017, desde las 18 hasta las 23hs a pensar en el modelo de negocios, a aprender a emprender. Qué necesitamos, dónde conseguimos, con quién hablamos, etc. Pasaron 5 meses y teníamos algo en lo que creíamos lo suficiente como para dejar nuestros otros trabajos y dedicarnos 100% del tiempo a Reva.

El desarrollo de la plataforma tomó aproximadamente 8 meses. Con más dudas que certezas, y con cero experiencia, empezamos a vender en diciembre del 2017. En ese momento nos dimos cuenta que estábamos cometiendo un error, Reva (que en ese entonces se llamaba Pelota Jara) estaba completamente enfocada al fútbol y existen otros deportes con la misma necesidad. De vuelta a desarrollar.

Fijamos el 15 de enero del 2018 como fecha de lanzamiento, queríamos al menos 15 locales para salir. Por supuesto que no llegamos y nos lanzamos con lo que teníamos, en ese momento eran 8. Hicimos un lanzamiento pequeño, sin mucho ruido, pero se corrió la voz, y vimos un crecimiento que no habíamos esperado.

De repente ya no eramos jóvenes con un sueño, eramos emprendedores con un producto en el mercado, nos llamaban de la prensa para hablar en entrevistas en la TV y la radio. Los mismos locales nos empezaron a contactar para contratar el servicio. Contra todo pronóstico, el pádel nos adoptó con una velocidad increíble. Era como un sueño.

Para cada cosa, sea legal, contable, marketing, preguntamos sin miedo a personas que nos podían ayudar. Entonces, era hora de preguntar a los que nos podían ayudar con el tema de emprender.

Octubre del 2018 y entra en escena Koga. No teníamos muy en claro qué era Koga (solo sabíamos que era una “aceleradora(?)” ), pero sabíamos que nos podían ayudar. Una reunión bastó para entender, nos dieron aproximadamente 50 millones de cosas que hacer.

En ese mismo momento pusimos manos a la obra, empezamos a ordenar nuestra gobernanza, nuestras finanzas, arrancamos con el proceso de cambio de nombre (de Pelota Jara a Reva), bajamos a tierra objetivos. Ciertamente Koga nos ayudó a manejarnos como una startup hecha y derecha, que necesitábamos para crecer y cumplir con nuestras aspiraciones.

La aceleración fue de Marzo a Junio del 2019, pero todo el proceso duró mucho más tiempo. Entre más cosas cumplíamos, más cosas nos daban para hacer y eso nos parecía genial. Nos conectaron no solamente con emprendedores locales, sino con mentores de otros países, inversores, personas que de alguna manera pasaron por este proceso y nos alumbraron el camino.

Con total franqueza, hoy puedo decir que somos una startup mucho más enfocada, ordenada y conectada que cuando arrancamos. Antes de Koga, alcanzar Latinoamérica parecía un sueño, hoy es un objetivo.

Reva ya empezó oficialmente su escala a Latinoamérica con un equipo fantástico de personas. Para lo que resta del año tenemos unas cuantas sorpresas más.

El crecimiento de este año, la expansión y las inversiones, no hubieran sido posibles sin Koga. Reva no existiría sin el excelente equipo humano que formamos, y hoy, mirando hacia atrás, puedo decir que es un orgullo tremendo lo que hemos logrado.